Diagnósticos psicológicos

Psicosis

En una psicosis, te encuentras en una situación donde no puedes distinguir entre tus ideas, tus fantasías y la realidad objetiva a tu alrededor. Podrías sufrir de una psicosis transitoria, denominada psicosis reactiva, o desarrollar psicosis reiterativas como parte de un diagnóstico psiquiátrico, por ejemplo, la esquizofrenia. La mayoría de las personas que sufren una psicosis se recuperan con el tiempo, completa o parcialmente. Recibir tratamiento disminuye el riesgo de nuevas psicosis.

¿Qué implica una psicosis?

Las vivencias durante una psicosis no son reales para otras personas, pero sí lo son para ti. La “realidad imaginada” se denomina, en otras palabras, delirios o alucinaciones y puede significar, por ejemplo, que escuchas voces o experimentas otros fenómenos que los demás no ven. En una psicosis, los pensamientos se transforman en una realidad absoluta que no está abierta a discusión. Distintas personas pueden reaccionar de diferente forma durante un episodio psicótico, dependiendo de la situación, la personalidad y las circunstancias.

Cambios en la imagen propia y la percepción de la realidad durante la psicosis

El objeto de un delirio puede ser la propia persona. Es habitual que el psicótico se perciba a sí mismo como cambiado. Una persona psicótica podría, por ejemplo, creer que es una persona histórica, que representa el mal u otras cualidades. Una persona psicótica podría enfurecer y querer confrontar a su entorno, otra sentirse como un salvador y querer abrazar a todo aquel que le rodea y una tercera volverse hacia sí misma y aislarse. Al entorno le parece absurdo o desagradable

Conflictos con el entorno en una psicosis

La percepción de que el entorno no entiende lo que hablas y no comparte tu preocupación o no ve las cosas que a ti te parecen obvias, pueden ser muy frustrante a ojos de una persona con psicosis. Por ello es que la psicosis muchas veces implica un conflicto con el entorno.

¿A qué se debe la psicosis?

No está establecido por qué algunas personas tienen psicosis, pero podría existir una predisposición individual debido a la genética, la crianza o eventos traumáticos particulares. También existe una relación entre drogas tales como el hachís o la marijuana, y las psicosis. La predisposición a la psicosis aumenta al existir una gran falta de sueño, ansiedad, hipomanía o depresión. Si presentas reiteradas psicosis de larga duración, tienes una enfermedad que debe ser tratada.

¿Qué tipo de ayuda puedo recibir ante una psicosis?

Antes de recibir el tratamiento indicado, es necesario que te sometas a una evaluación psiquiátrica. Dependiendo de los problemas que tengas puede ser necesario distintos tratamientos, como farmacológico, terapia u otro tipo de apoyo psicosocial. Para obtener una buena asistencia, es bueno contar con un plan de asistencia médica.

La mayoría se recupera luego de una psicosis

Puede ser que necesites apoyo y ayuda de tu entorno para recuperarte. Necesitas comprender lo que te ha sucedido y lo que debes hacer para evitar volver a lo mismo. Podrías necesitar medicarte por un periodo prolongado, así como reconocer las señales tempranas de la psicosis y saber cómo entrar en contacto con la asistencia médica para evitar una nueva psicosis.