Diagnósticos psicológicos

Trastorno por estrés postraumático

El trastorno por estrés postraumático (TEPT) puede afectar a cualquiera, en cualquier momento de la vida. Sufrir una violación, un abuso o un accidente grave podría constituir el trauma que gatille gran dolor. Pero la ayuda está a tu alcance.

¿Qué es el trastorno por estrés postraumático (TEPT)?

El trastorno por estrés postraumático puede aparecer en aquellos que han experimentado un evento traumático en donde su vida se ha visto en peligro. Por ejemplo, podría tratarse de agresión sexual, maltrato físico o psíquico, muerte, tortura, guerra, escape, catástrofes naturales, asalto o accidente.

Las personas con trastorno por estrés postraumático intentan olvidar el evento, pero no pueden. El trauma es revivido una y otra vez, estando despierto en forma de recuerdos y durante la noche como pesadillas. Esto puede generar fuertes emociones de malestar y conducir a trastornos del sueño, ansiedad, dolores físicos, dificultades para concentrarse y aislamiento.

¿Cómo afecta la vida diaria?

El trastorno por estrés postraumático afectará la vida en distinta medida, dependiendo de su nivel de gravedad. Mientras que algunos pueden continuar trabajando y viviendo una vida prácticamente normal, otros tendrán síntomas más graves que los dejan agotados y con temor a dejar el hogar.

Las imágenes del trauma pueden ser gatilladas por estímulos sensoriales y hechos de la vida diaria. Por tanto, es habitual que el afectado evite situaciones y personas que puedan despertar los recuerdos dolorosos, incluso tratándose de familiares o amigos.

El trastorno por estrés postraumático hace que el cuerpo esté exageradamente alerta. Pone al afectado en un estado en donde se asusta e irrita con facilidad, lo cual puede gatillar fuertes ataques de ira. En el momento, podrías sentir como si lo vivido ha destruido tu vida para siempre. Esto no necesariamente es cierto.

¿Debiera buscar ayuda?

Un trauma no necesariamente conduce a trastorno por estrés postraumático, pero si tienes la sospecha podrías contactar con un ambulatorio o consultorio psiquiátrico. Nunca es tarde para buscar asistencia médica, pero cuanto antes se inicia tratamiento, mejor el pronóstico de recuperación. El 30 por ciento de aquellos que inician su tratamiento dentro de un mes, ya se han recuperado luego de un año.

También los familiares pueden solicitar ayuda en la asistencia médica. Es importante que los parientes también entreguen apoyo durante el tratamiento por trastorno por estrés postraumático, lo cual puede ser demandante.

Diagnóstico y tratamiento

Para establecer el diagnóstico de trastorno por estrés postraumático se deben realizar exámenes exhaustivos a partir de los relatos del afectado. Puede ser que debas llenar escalas de estimación para que el médico pueda evaluar si cumples con los requisitos para trastorno por estrés postraumático, o si tus dificultades se deben a otras razones.

Un tratamiento que ha demostrado buenos resultados en casos de trastorno por estrés postraumático es la terapia cognitivo-conductual. Radica en acercarse paso a paso a la situación traumática en un entorno controlado. De este modo, disminuyen las reacciones ansiosas y tu podrás aprender a manejar los recuerdos. Otro tipo de terapia denominada desensibilización y reprocesamiento por movimientos oculares, hace uso de una técnica de movimientos oculares. Los medicamentos antidepresivos también ayudan en casos de trastorno por estrés postraumático.