Diagnósticos neuropsiquiátricos

TDAH

Mucha persones tienen dificultad para enfocarse o concentrarse y se sienten inquietos de vez en cuando. Si presentas TDAH, es algo que siempre está presente y puede afectar gravemente tu día a día. Esto puede conducir a dificultades para llevar a cabo tus estudios, tu trabajo, etc.

¿Qué es TDAH?

TDAH es un trastorno funcional neuropsiquiátrico. Las siglas TDAH significan Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad; sin embargo, no todos aquellos que tienen TDAH son hiperactivos.

Distintas formas de TDAH

El TDAH implica dificultades para dirigir la atención. Existen distintas formas de TDAH. Si tienes dificultades para concentrarte o para regular conductas impulsivas y eres activo, presentas algún tipo de TDAH. Si tienes dificultades para concentrarte, pero sin ser impulsivo, podría tratarse de TDA (Trastorno por Déficit de Atención). Una tercera opción es que simplemente seas hiperactivo e impulsivo. Esta opción es más común en niños pequeños y suele desaparecer con el tiempo, o transformarse en una forma combinada de TDAH.

¿Cómo es vivir con TDAH?

Puede que tengas dificultad para respetar horarios y mantener tus cosas en orden. También es difícil ordenar las impresiones, ya que todo se escucha y se hace notar con la misma intensidad. Tampoco es fácil recordar instrucciones largas y complicadas o comenzar algo nuevo, en comparación con personas sin TDAH. Lo mismo ocurre para terminar cosas que has comenzado. Sueles estar más intranquilo que los demás. Muchas personas con TDAH sueñan despiertos con facilidad o piensan en cosas que escapan a la situación actual, por ejemplo, una clase, conferencia o reunión.

El TDAH varía de persona en persona

El TDAH se manifiesta de distintas maneras dependiendo de quien seas. Tu personalidad, tu carácter, y tus cualidades, valores e intereses también afectan lo que tú haces y cómo funcionas. La inquietud que muchas personas con TDAH experimentan, se manifiesta de distintas maneras. Algunos tienen dificultades para mantenerse sentados, mientras que otros tienen inquietudes internas. Dado que las normas sociales son distintas para los niños/hombres en comparación con las niñas/mujeres, también habrá diferencias en el TDAH.

El TDAH puede conducir a una discapacidad funcional

Cuanto más altas las expectativas en ti, mayor obstáculo te pueda parecer el TDAH. El no poder dirigir o controlar tu forma de actuar, puede ser malinterpretado por otros y generarte frustraciones. Esto puede dar origen a conflictos con personas en tu entorno. Dado que las escuelas y los lugares de trabajo habitualmente no proveen las condiciones apropiadas para tu trastorno funcional, puede conducir a una discapacidad funcional. Es importante recordar que una mala acogida a menudo se debe a desconocimiento.

¿A qué se debe el TDAH?

Es una sensibilidad congénita del sistema nervioso central que afecta tu funcionamiento en determinadas situaciones. A menudo es hereditario, pero también puede, en cierta medida, ser afectado por factores externos. Por ejemplo, un nacimiento prematuro. Puede mostrarse tempranamente en la infancia y, en muchos casos, desaparece con el tiempo.

¿Dónde buscar ayuda?

Si sospechas que tienes TDAH, debes contactar con un ambulatorio o consultorio psiquiátrico. Allí recibirás ayuda para evaluar si es TDAH o si existen otras razones subyacentes. Primero se suele pasar por una entrevista con un médico o psicólogo para una primera evaluación. Luego, serás sometido a un examen para determinar si tienes o no TDAH.

¿Qué tipo de ayuda se puede recibir?

Puedes recibir ayuda en la escuela, el trabajo y en tu vida cotidiana. También existen medicamentos que atenúan los síntomas del TDAH. Si presentas TDAH, a menudo necesitas un día a día estructurado y requerirás ayuda para ello. Se deben adaptar las exigencias, las expectativas y el entorno para evitar estrés y sobrecargas.