Condiciones relacionadas

Pensamientos suicidas

Es común tener pensamientos suicidas y no es razón para avergonzarse. No estás solo. Tener pensamientos suicidas no implica que realmente quieras quitarte la vida, a menudo se debe a que quieres cambiar tu situación y terminar tu sufrimiento. Siempre existen alternativas, aún que no lo veas en tu peor momento.

Si tienes pensamientos suicidas, no debes mantenerlos para ti. Necesitarás hablar con alguien de tu confianza. Puede ser algún conocido o alguien en una línea de apoyo. También puede ser necesario buscar asistencia médica para que te sientas mejor.

Pensamientos suicidas y desesperanza

Si sientes que has perdido el control de tu vida y toda la esperanza, el suicidio podría parecer una salida. Podrías llegar a pensar que al quitarte la vida retomas el control de tu vida. El suicidio pareciera ser una solución a tus problemas. Sin embargo, quitarse la vida no significa una solución, todo lo contrario, así eliminas toda posibilidad de cambio.

Habla con otras personas para buscar salidas y alternativas. Quizás necesitas ayuda para soportarlo, de alguien que te escuche y te ayude a ver la situación de otra manera. Quizás existan muchas personas en tu entorno dispuestas ayudar sin que tú lo hayas percatado.

¿Cómo es tener pensamientos suicidas?

Cuando piensas en quitarte la vida, es habitual que pienses que nada puede mejorar, que has quemado todos los puentes, que ya se acabó. A pesar de que realmente no sea verdad, tú estás convencido de que es así. Pensar en quitarse la vida podría ser un alivio en el momento, es como tener una pausa de los problemas. A la vez, puede sentirse como algo prohibido, vergonzoso y que aumenta la ansiedad.

Esto se debe a que constituye pensamientos que escapan a la norma de nuestra sociedad. Uno debe cuidar de sí mismo, y ser exitoso y positivo. Querer quitarse la vida es un tema tabú. Puede ser difícil cumplir con lo establecido en las normas sociales cuando te sientes mal. El hecho de tener pensamientos suicidas puede hacer que te aísles de otras personas y te sientas muy solo.

¿Cómo me deshago de los pensamientos suicidas?

Si tienes pensamientos suicidas, no debes mantenerlos para ti, debes hablar con alguien. Quizás te sientas sólo y aislado en tu situación, pero la verdad es que muchas personas han pensado y sentido como tú. Poner en palabras los pensamientos ante una persona que escucha, puede ayudar a que encuentres nuevas formas de ver tus problemas y descubras nuevas posibles soluciones. Cuando estás solo con tus pensamientos suicidas, estos pueden crecer y hacerse más fuertes; expresar los pensamientos de forma oral y escrita puede traer el apoyo de otras personas.

El mundo está lleno de personas que han tenido pensamientos suicidas durante su pasado, pero que se han librado de ellos y que incluso, pasado el tiempo, tienen dificultades para entender como pensaron en su peor momento. Además de pensar a quienes de tu entorno quisieras contarle, puedes llamar a una línea de apoyo.

¿Cuándo debo buscar ayuda?

No dudes en pedir ayuda profesional si tienes pensamientos suicidas intensos. Puedes tomar contacto con un ambulatorio o consultorio psiquiátrico. Si no quieres tomar contacto por cuenta propia, pide que alguien te acompañe. Sería bueno que lo hicieras lo antes posible. Existe ayuda y tú tienes derecho a recibirla. Si tienes pensamientos suicidas intensos o planes concretos de tomar tu vida, debes buscar asistencia médica de inmediato.